La parroquia fue erigida con motivo del Congreso Nacional de Misiones el 12 de Octubre de 1952. Era una desmembración de la parroquia de la Purísima, contaba a penas con 6 mil habitantes. La parroquia fue bendecida solemnemente por el Arzobispo Mons. Alfonso Espino Silva el 3 de Marzo de 1957.

Las comunidades de padres que han trabajado en ella lo han hecho de la mano no sólo de asociaciones vicentinas sino de toda clase de grupos: Movimiento Familiar Cristiano, Caballeros de Colón, Doctrina Cristiana, Estudiantes Católicos, asociaciones deportivas, entre otros. Algunos apostolados han merecido especial atención, entre ellos el de los difuntos y sus exequias, dada la presencia de panteones en el terreno parroquial:

«En lo que respecta a la pastoral, esta parroquia tiene algo peculiar. Son los difuntos, que en números de dos, tres, cuatro y hasta más son traídos cada día al templo.»

A lo largo de la historia ha destacado su trabajo con los grupos juveniles, con la catequesis y con las Voluntarias Vicentinas.

43