Invocación

Oh Dios que a través del anuncio del ángel hemos conocido tu Palabra que se encarna en nuestra historia. Ayúdanos a comprender que ese mensaje sea para nosotros esperanza de que tú habitas en nosotros; el nacimiento de tu hijo sea contemplarte en la fragilidad.

Amén.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (1, 18-24):

Cristo Vino al mundo de la siguiente manera: Estando María. Su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un Hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: “José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados”.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: he aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios con nosotros. Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.

Palabra del Señor

Meditación

Estos Domingos de espera en la venida del Señor ha significado acompañar no sólo a la iglesia en un camino litúrgico, sino en la preparación personal. Estamos en la esperan de celebrar el nacimiento de un niño. La manera que viene al mundo tiene sus contrariedades. Para muchos, es luz para las naciones, sin embargo, otros observan en este tiempo para vacacionar, sólo ver las cuestiones materiales o superficiales. No hay conciencia de celebrar con la propia vida que representa el nacimiento. El espíritu ha actuado en María para el nacimiento. Y José al darse cuenta, no sabe qué hacer, hasta el momento del ángel dice con palabras claves “No dudes” en recibir a María.

En este siglo XXI falta asumir, saber que María es parte del plan salvífico de Dios. Ella fiel a la promesa de Dios se abre al proyecto de Dios. José no rechaza a María, al contrario, también participa de este proyecto salvífico. Se ajusta al plan de Dios. por eso, tenemos a José como varón justo, pone su vida en la disposición de Dios. también escucha la promesa salvífica que le anuncia el ángel, cuando le dice cómo se llamará el niño. El nombre será Jesús, porque el salvará a su pueblo. aunque no sepa cómo ocurrirá, acepta este mensaje y confía que Dios cumplirá su palabra.

Así mismo, las palabras de los profetas resuenan con mayor fuerza en estos domingos de adviento, porque son para recordarnos que las voces del antiguo testamento nos interpelan a saber que se acerca la novedad de Dios por medio de su salvación. Anunciar significa, dar una noticia y su objetivo pretende llegar a todos. Y recalcar otra vez las palabras del ángel, “No dudes”, no titubear por lo anunciado de los profetas y del ángel. Aunque este es un problema latente, muchas veces vacilamos en nuestro caminar confiando en la palabra de Dios.

Contemplación

Hoy nuestro México profesa ser un país con un amor a María, pero no siempre es todo el país, hay muchos que no confían su penas y dolores a María, y recurren a tantas cosas, parece que no hay duda en aceptar a María, sino un auténtico rechazo. Si bien, la fe es hacía Dios, pero en María encontramos la fiel discípula que sabe cumplir la voz de Dios. por eso nos acogemos a su fiel protección porque descubrimos en ella una perfecta modelo.

Oración final

Agradecidos Señor porque nos renuevas la esperanza con el nacimiento de tu hijo, auxilia en nuestra necesidad a quienes nos confiamos en tu palabra y que por intercesión de santa María y san José seamos provisto de tu luz.

Amén.

Por:
Hno. José Alfredo Delgadillo Padilla, CM

Archivos para descargar:
Mp3: Missio Lectio – IV Domingo de adviento Mp3.

PDF: Missio Lectio – IV Domingo de Adviento pdf.

65