Invocación

Renueva Señor con la fuerza de tu Espíritu nuestra, nuestro entusiasmo, nuestras inquietudes para que podamos darte a conocer al mundo. Sumérgenos en ti, para que, participando de tus divinos consuelos, nos veamos fortalecidos, por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (3, 13-17):

En aquel tiempo, vino Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: «Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?». Jesús le contestó: «Déjalo ahora. Conviene que así cumplamos toda justicia». Entonces Juan se lo permitió.

Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrieron los cielos y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz de los cielos que decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco».

Palabra del Señor

Meditación

Jesús camina de Galilea al Jordán. Este caminar hacía el rio Jordán es el preámbulo de la misión y, que más adelante se irá desarrollando. Por ello, la iniciativa de Jesús es clara caminar al punto donde Dios se manifestará, con la Epifanía, la manifestación de Dios. Aunque este suceso es una situación sorprendente, marca un hito, no es punto culmen, sino punto de inicio para después ir al desierto.

Juan intenta no hacer nada, porque sabe que su bautismo es con agua, para los arrepentido que quieren corregir su vida. Jesús no tiene nada de que arrepentirse, pero su acción hace reflexionar a Juan –cómo acudes a mí, si yo necesito de ti- no lo comprende Juan, pero he ahí una muestra que Jesús esta presente para ser signo en el pueblo. Esto puede ser una lección para nosotros. Hacemos actos para corregir nuestras conductas, y estas pueden ser “buenas”, pero no tiene como punto central cumplir la voluntad de Dios, sino aumentar nuestro ego.

Nuestro bautizo, ¿qué refleja? Un acto que cumple con la ley establecida, una actividad social y que sirve de pretexto para la fiesta. Incluso quienes van a participar del sacramento lo miran sólo que recae en el nombre del niño, y no en un compromiso de acompañamiento, de ser signo de Dios en la tierra, sabiéndose hijo de Dios. hermanos en Cristo, templo del Espíritu y miembros de la iglesia.

Contemplación

Señor Jesús también nosotros participamos del Bautismo, aunque olvidamos qué significa en esencia. El espíritu que se manifiesta en el sacramento es signo vital para nuestro ser iglesia, ser cristiano. Podemos también nosotros los que ahora participamos del bautismo tomar ser más coherente con nuestra vida, con mayor implicación en la sociedad, estamos invitados a ser constructores del reino.

Oración final

Gracias por manifestarte en nuestra vida, siendo el cordero que viene a entregarse por cada uno de nosotros, que a ejemplo tuyo podamos entregarnos más a los servicios y tareas que tenemos para dar a conocer tu nombre por medio de nuestras acciones.

Amén.

Por:
Irvin Alónso Gutiérrez, SX

Archivos para descargar:
Mp3: Missio Lectio – Bautismo del Señor mp3.

PDF: Missio Lectio – Bautismo del Señor pdf.

66