Invocación

Concédenos Señor que, a través de nuestra reflexión, nos acompañes en la vida, a pesar de las veces en las que experimentamos el desierto, aunque estemos rodeados de personas nos sentimos solos, por eso te pedimos que estés presente en nuestra vida y nuestros desiertos.

Amén.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (4, 12-23):

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retira a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaúm, junto al mar, en el territorio de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías:

«Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló».

Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos».

Paseando junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

Palabra del Señor

Meditación

Hace poco teníamos la festividad de la navidad, ahora vemos un Jesús adulto que abandona su vida en Nazaret, iniciando su ministerio de predicar la Buena Noticia. El evangelio es un anuncio de salvación dirigido a todos los hombres, pues para todos ellos es el Reino de Dios. Jesús se presentará en público por las periferias. “Galilea de los paganos” era la forma de decir que esta provincia fronteriza, limitante con otros pueblos, era considerada una región marginal desde el punto de vista religioso, una región alejada de la capital, Jerusalén, y del Templo. Jesús recorre y anuncia el Reino, por allí donde los atormentados y doloridos están esperando luz para sus vidas.

Por medio de su Palabra nos interpela, pues a veces se nos olvida que hay mucha gente que vive en tinieblas, que no sabe que es posible ser feliz en medio de los problemas, que ha perdido por completo la esperanza. Incluso el llamado de los hermanos (Santiago y Juan) y los invita a participar del mensaje. Así dejándolo todo, (su historia, su cultura, sus seguridades) van tras de Jesús. comienzan el seguimiento. Un Seguimiento al cual estamos llamados todos.

Estos hermanos han dejado aquello que les garantizaba su vida cotidiana, por buscar una nueva vida, un camino incierto, pero no dudan, un camino sin seguridad, pero no temen, con tantas excusas por decir, sin embargo, callan y siguen a Jesús. cabe señalar, que hoy en día quizás tenemos una perspectiva segura, confiada, cierta, pero seguimos teniendo miedo, duda, inseguridades y con mil excusas.

Contemplación

Una vez que hemos reflexionado el evangelio de hoy, ¿Qué tan dispuestos estamos a salir de nuestro espacio de confort? Quitarnos de nuestros espacios es ir a otros espacios a descubrir que hay otras alternativas, otras vidas interpelando nuestra conducta. El tener una experiencia de Dios (sea retiros, misiones, encuentros, etc.) son momentáneas y con poco fruto, ahora debemos de tener mayor seguridad quitarnos los miedos, dejar de lado las excusas que no nos llevan hacia ningún punto. Dios nos dé su gracia para ir tras él.

Oración final

Te agradecemos Señor por sentirnos llamados a participar de la misión de ser pescadores de hombres, gracias porque tú estás con nosotros, más de lo que podemos sentir, pues nos acompañas y guías. Ayúdanos a trasmitir tu mensaje y, sobre todo tu amor presente en el mundo.

Amén.

Por:
Irvin Alónso Gutiérrez, SX

Archivos para descargar:
Mp3: Missio Lectio – III Domingo Ordinario mp3.

PDF: Missio Lectio – III Domingo Ordinario pdf.

102